UN redescubre una joya histórica